Inicio » Clases de Español » Oraciones por la familia

Ejemplos de Oraciones por la familia

Las oraciones por la familia son las que están dirigidas a cada uno de los miembros que la conforman: padres, hijos (as), abuelos, tíos, etc. De igual manera, las oraciones de este tipo son pensadas o dedicadas para la armonía y la paz en el hogar donde vive la familia, pues es el espacio más importante donde empieza la convivencia y se aprenden los valores y el amor. Cualquier oración dedicada por y para la familia puede ser dicha tanto por los padres como por los hijos; por tanto, las palabras que se usen –sencillas o complejas–, y el énfasis o el tono dependerán de quién diga la oración. 

La oración por la familia se basa en gran medida en el modelo de la Sagrada Familia el cual nos muestra que Jesús nació en la familia de María y José, en la cual encontró amor y protección. Así, con el nacimiento de Jesús dentro del seno familiar, se santificó a cualquier familia humana. 

Rezar u orar pensando en la familia es una de las prácticas más importantes dentro de un hogar donde se cree en Dios. En las oraciones familiares se tienen presentes diversas experiencias, momentos y necesidades que enfrenta cada miembro de la familia, o cada familia. Este tipo de oración religiosa engloba otros tipos de oración igualmente valiosas, que pueden ser para pedir por la salud y el bienestar, o para que los hijos pidan por los padres. 

Existen diversos tipos de oraciones que se pueden dedicar por y para la familia, sin embargo, solo mencionaremos algunos de ellos:

  1. Por la familia y su paz en el hogar.
  2. Por la familia y cada uno de sus integrantes.
  3. Para pedir por todo tipo de familias:
  • Familias disfuncionales
  • Familias con personas que padecen alguna enfermedad
  • Familias donde falta la madre o el padre

Las oraciones por la familia, sirven para pedir por nuestros enfermos o nuestros familiares en lo particular o en general.

15 Ejemplos de oraciones por la familia: 

  1. “Nos ponemos en disposición tuya, Dios amoroso. Mis hijos, mi esposo (a) y yo estamos ante ti al comenzar el día para agradecerte el milagro de la existencia.

    Te pedimos hoy la gracia de tu bondad para hacer de éste y todos los días, una fiesta de alegría, amor y comprensión. Y que así sea en nuestro hogar y en todos los hogares del mundo”.

    (Se puede rezar un Padre Nuestro.)

    Después de ese primer agradecimiento, cada integrante de la familia toma la palabra para pedir u ofrecer algo en particular. Primero las niñas o niños y después los padres. 
  1. “Jesús, María y José en ustedes contemplamos el esplendor del verdadero amor. A ustedes, confiados, nos dirigimos.

    Santa Familia de Nazaret, haz también de nuestras familias lugar de comunión y cenáculo de oración, auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas Iglesias domésticas.

    Santa Familia de Nazaret, que nunca más haya en las familias episodios de violencia, de cerrazón y división; que quien haya sido herido o escandalizado sea pronto consolado y curado.

    Santa Familia de Nazaret, que el próximo Sínodo de los Obispos haga tomar conciencia a todos del carácter sagrado e inviolable de la familia, de su belleza en el proyecto de Dios.

    Jesús, María y José, escuchen, y acojan nuestra súplica”. 
  1. “Hoy quiero pedir por todas las familias del mundo para que logren tener la misma vocación que la Sagrada Familia de Nazaret.

    Quiero pedirte con esta oración, Dios que me escuchas, que ayudes a las familias más necesitadas de paz, de amor y armonía. Esas familias que sufren y que entre tantas dificultades se han abandonado a la perdición y el mal.

    Tú, Padre, haz bendecido a mi familia con mil alegrías y privilegios. Permite que esta familia sea entonces ejemplo para las demás.

    Por eso, hoy, Señor, nos reunimos todos aquí, ante la grandeza de tu majestad para orar porque nosotros sigamos caminando tomados de tu mano, que sigamos practicando los mismos valores que tú nos has inculcado. No nos desampares, oh Padre, pues contigo vamos”. 
  1. “Por las demás familias vengo a pedirte, Señor, que me amas.

    Me has mostrado cómo salir de las dificultades y cómo seguir aprendiendo a ser fuerte por mi familia. Por eso hoy, Padre, vengo a orar por las familias que sufren, que se han destruido por no buscarte a tiempo, por no acudir a ti.

    Te pido que a los padres y madres, jefes de esas familias, les dejes encontrar de nuevo el camino, y que si han de volver a estar unidos aprendan a perdonar y a amar.

    Que por el amor a sus hijos abran su corazón al inmenso perdón y la confianza que se gana todos los días. Muéstrales cómo entenderse y amarse igual o más que antes para que sean felices al lado de sus hijos y, así, les den el mejor ejemplo.

    Con esta oración te pido por ellos y sus familias. Que Dios ayuda al que le pide con el corazón. Amén”. 
  1. Oración a la Sagrada Familia:

    “Sagrada Familia de Nazaret; enséñanos el recogimiento y la interioridad. Danos la disposición de escuchar las buenas inspiraciones y las palabras de los verdaderos maestros.

    Enséñanos la necesidad del trabajo de reparación, del estudio, de la vida interior personal, de la oración, que sólo Dios ve en los secreto; enséñanos lo que es la familia, su comunión de amor, su belleza simple y austera, su carácter sagrado e inviolable. Amén”. 
  1. “Divino Jesús, me pongo a tus pies este día y junto a mi familia te pedimos:

    Asiste a las familias más necesitadas, pon en sus corazones el buen entendimiento y el amor que tú tuviste desde antes de nacer.

    Llega a los hogares más humildes y con la luz de tu inmenso amor permíteles ver en la oscuridad de la tristeza y la confusión.

    Ayuda a los padres y madres de las familias que están pasando por situaciones difíciles; que con tu ayuda ellos encuentren la manera de salir adelante por sus hijos e hijas.

    Te pido con toda la gratitud porque hoy día a mi familia y a mí solo nos has dado bendiciones. Amén”.

    Sagrado corazón de Jesús en vos confío (repetir tres veces). 
  1. Oración para encontrar la paz para la familia:
    “Por mi familia te pido, Dios, porque en fechas recientes nos ha faltado templanza, concordancia, paciencia y armonía.

    Ilumina nuestra conciencia, Dios mío, y dame la humildad de entender mis errores, que como madre (padre) he cometido.

    No quiero darles a mis hijos el ejemplo de la intolerancia, del egoísmo o la soberbia. Por el contrario, deseo alejar cualquier malicia interior y mostrarme fuerte, amorosa y humilde.

    A mis hijos dales calma y bondad. Muéstrales que el perdón llega, oh Padre, cuando amamos y entendemos a los demás. Permite que perdonen mis fallas, que no me juzguen duramente, pues quizá algún día sean padres también. Te pido todo esto en mi oración para así volver a ver unida a mi familia.

    Te doy gracias. Amén.” 
  1. “Para empezar esta oración, estamos atentos a tu palabra y te agradecemos por este día que nos permitiste vivir juntos, porque todos a salvo hemos vuelto a casa.

    Queremos pedirte, Altísimo para que le des la sanidad a (incluir el nombre del familiar enfermo), pues es una persona amada y amorosa, así como también fiel y honesta.

    Libera su cuerpo de tanto dolor, y con tu poder otórgale la salud que merece.

    Para ti, Padre, nada es imposible. Esa persona siempre ha sido leal a ti, siempre ha practicado tus valores divinos y nos ha dado paz y amor.

    Pon en las manos de los médicos la sabiduría para hacer todo lo posible por (incluir el nombre de la persona). Guíalos en tan ardua labor. En nombre de tu Hijo amado te lo pido. Amén”. 

  1. “Vengo en oración ante tu majestad para suplicar por la familia de (incluir el nombre del enfermo). Él (ella) está pasando por momentos difíciles pues su salud no ha mejorado.

    Te pido con todo mi corazón, Eterno, Excelso Padre, que con tu infinita misericordia permitas que mejore su salud, pero de no ser esa tu voluntad, te pido entonces que no desampares a sus hijos (as) esposa (o).

    Dales fortaleza para superar lo que venga. Pon en su corazón el perdón, el valor y el amor que tú sientes hacia nosotros.

    Permite que encuentren la manera de salir adelante en lo económico también, pues al faltarles (incluir el nombre del familiar enfermo), no tendrán fácil la salida al dolor y a los problemas que vendrán.

    Dame a mí y a mi familia la capacidad de darles más amor y paz, pues nos van a necesitar hoy y siempre.

    Dejo en tus manos, Dios a (decir el nombre de nuevo), que si no sanas su dolencia y enfermedad será porque así lo quieres, y tu voluntad será aceptada. Amén”. 
  1. “Jesucristo, nos disponemos a llegar hasta ti en esta oración por la familia, pues a través de la familia que nos has permitido formar hemos aprendido el significado del amor y la bondad. Por ello, Señor, escucha nuestra siguiente suplica:

    Te pedimos que renueves la confianza y la unión de la familia pues entre tantos problemas todos hemos permitido que el malvado entre a nuestro hogar y se entrometa en nuestra vida familiar.

    Ayúdanos para que perdonemos las faltas propias, las hechas hacia el otro y las cometidas con descaro hacia ti. Perdona, Padre, la infidelidad a tu amor.

    Entra en nuestro corazón para que sanes cada herida y borres toda mala experiencia que no nos permite avanzar.

    Enseña el perdón a cada uno de los miembros de mi familia.

    Nos postramos ante ti con humildad para que nos ayudes a renacer en un núcleo lleno de amor, en un nido de paz para todos. Te agradezco, Jesucristo que vives en mí”.
  1. “Querido Dios que siempre me escuchas, quiero pedirte, en nombre de Jesús mío, Divino Salvador, que ayudes a mis hermanitos en sus estudios y les des mucha salud para poder seguir creciendo juntos.

    También te pido por mis padres para que no discutan y se enojen tanto. Ellos nos aman y su ejemplo de amor incondicional nos ha hecho ser buenos hijos y hermanos.

    Te pido que nunca le falte trabajo a mi papá para que no se agobie, y que al llegar a su hogar recupere su energía y alegría ante la vida.

    Permíteme, Señor, siempre apoyarlo.

    Te pido por mi mamá también para que sea feliz, que su trabajo tanto fuera como en casa sea bueno y le dé muchas experiencias que la hagan sentir alegre.

    Permíteme, Señor, siempre ayudarla.

    Confío en ti siempre, Padre, y te doy gracias. Amén”.
  1. “Concédeme, Señor, por la intercesión de la Santísima Virgen y de los Santos, a quienes honramos, que en mi hogar reine la paz.

    Te pido por mis hijos y esposo.

    Te pido por mis hermanos y hermanas, así como también por sus familias.

    Te pido por mis padres ya grandes y enfermos, para que me permitas tenerlos más tiempo aquí a mi lado.

    Te pido por mis sobrinas y sobrinos que son jóvenes e incautos.

    Te pido por todas las familias creyentes y no creyentes, y a todas aquellas familias que no te han encontrado, Dios bendito, te pido que pronto las hagas llegar hasta tu caudal de dicha y entendimiento.

    No desampares a mi familia, por la Santa Virgen te suplico con esta humilde oración que mi alma alivia. Amén”.
  1. “En nombre de la Santa Iglesia Católica y Apostólica, que es en la que confío, te pido Magnánimo que escuches este ruego en mi oración por mi familia.

    Quiero pedir perdón por mis pecados y por los de mis seres amados. Quiero pedirte que perdones lo indignos que podamos haber sido, y que nos concedas tu amor.

    Mi familia es el pilar de la existencia que me diste; por ello te pido que me hagas digna de ellos.

    Mi esposo (a) es el amor de mi vida y un gran apoyo que tengo, claro, después de ti. Por eso, Señor, ayúdame a mostrarle mi bondad y mi respeto; hazme digna (o) de él (ella).

    Por tu infinito amor te doy las gracias Señor mío”.
  1. “Dios todopoderoso, te damos gracias por el amor y la convivencia sana que se vive en mi hogar.

    Por todos nuestros momentos de dicha, te damos hoy las gracias.

    Por cada alimento que haces llegar a nuestra mesa, te damos las gracias.

    Por aquellos duros instantes de enojo que traen consigo el perdón, te damos las gracias.

    Por el estudio de mis hijos, por su salud y capacidad, por la sonrisa que nos ofrecemos todos y cada uno, te damos las gracias, Padre Eterno. Amén”.
  1. “En este día, Santísima Virgen María, Jesús amoroso y bueno, les pido por las familias que sufren porque han perdido a uno de sus seres queridos; deja que encuentren calma en ti, Jesús, y que sientan tu infinito amor Virgen Santa.

    Les pido por las familias que no tienen un pan que llevar a sus bocas, por piedad, que encuentran la manera de no desamparar a sus hijos.

    Les pido que a mí y a los míos nos hagan más humildes y mejores seres humanos dignos del inmenso amor de Dios, para así socorrer a todos aquellos que nos necesiten. Amén”.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

   
Por : Morris

Búsqueda:

Deja un comentario

Tweet