Inicio » Ciencia » Método Científico en la Vida Cotidiana

Ejemplos de Método Científico en la Vida Cotidiana

El método científico es la estructura de una serie de pasos lógicamente ordenados y estructurados para logar la obtención del conocimiento. A diferencia de otras formas de obtención de conocimiento el método científico tiene la característica de que al aplicarlo sobre un mismo fenómeno siempre se obtienen los mismos resultados.

Este método consta de 4 pasos principales que son:

  1. Observación: Se observa el fenómeno que se quiere estudiar.
  2. Hipótesis: Se genera una explicación lógica de la causa del fenómeno.
  3. Experimentación: Se repite el fenómeno observado en el laboratorio bajo condiciones controladas.
  4. Conclusiones: Se comprueba que siempre que se  tienen ciertas condiciones el resultado de determinado evento será siempre el mismo y los resultados pueden anticiparse.

Es posible aplicar el método científico en la vida cotidiana para obtener conocimientos que ayuden a resolver problemas que se presentan en la vida diaria, utilizando una serie de pasos formales y de secuencia lógica y ordenada.

Muchas de las experiencia y conocimientos que las personas comunes adquieren es mediante la aplicación inconsciente del método científico en la vida cotidiana.

Ejemplos del método científico en la vida cotidiana:

Observación: En tiempo de lluvia cuesta más trabajo abrir o cerrar una puerta de madera que cuando es tiempo de sequía.

Hipótesis: Las puertas de madera se hinchan cuando hay humedad.

Experimentación:

  • En un ambiente seco revisar que una puerta de madera abre y cierra sin problemas.
  • Mojar la puerta para aumentar su humedad.
  • Intentar abrir y cerrar la puerta.
  • Anotar los resultados.

Conclusiones: Después de humedecer la puerta se observa que cuesta trabajo abrirla y cerrarla, ya que ha aumentado su volumen, es decir se ha hinchado. Por lo que se concluye que la madera se hincha cuando se humedece o hay un exceso de humedad en el ambiente.

Observación: Se observa que las personas que llevan una alimentación balanceada y hacen una caminata de 30 minutos por lo menos 5 días a la semana mantienen un peso adecuado para su edad, estatura y género.

Hipótesis: Una caminata diaria y buenos hábitos alimenticios evitan que las personas padezcan de obesidad.

Experimentación:

  • Durante 3 meses los miembros de la familia caminarán durante 15 minutos todos los días.
  • Se llevará una alimentación balanceada evitando frituras y golosinas.
  • Se tomará el peso de todos los miembros de la familia al iniciar el experimento y a los tres meses de iniciado.

Conclusiones: Los miembros de la familia se acercaron a un peso adecuado para cada uno de ellos en este tiempo llevando la dieta y realizando el ejercicio por lo que la hipótesis es correcta.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Morris

Búsqueda:

Deja un comentario

Tweet