Inicio » Biografías » Biografía de Maximiliano de Habsburgo

Biografía de Maximiliano de Habsburgo

Maximiliano de Habsburgo.- Fernando Maximiliano José María de Habsburgo-Lorena nació en Viena en el año de 1832, quién por herencia era el archiduque austriaco y también el segundo en la línea como heredero al trono, después de su hermano Francisco José.

Como miembro de la familia Imperial Austriaca, tuvo una educación esmerada, siendo una persona ilustrada, quien pronto se inclinó hacia tendencias liberales, lo cual demostró cuando fue virrey de las posesiones Austro-Húngaras en Italia.

Maximiliano no era un hombre que adorara gobernar, él prefería viajar y disfrutar de la vida, siendo un ávido lector y admirador de las bellas artes. Sin embargo, tuvo que asumir sus responsabilidades como miembro de la familia real de Austria, asumiendo el gobierno del reino Lombardo-Véneto en Italia, pero al ser derrotados los austriacos en 1859 en Solferino, los austriacos perdieron sus posesiones en Lombardía y Venecia, y tubo que retirarse e ir a vivir al castillo de Miramar.

Durante muchos años el partido monárquico mexicano, había intentado sin éxito que un príncipe de casa gobernante en Europa, ocupara el trono de México, pero los sucesos acaecidos en México frustraron sus intenciones, hasta que después de la guerra de los tres años, entre conservadores y liberales, dio por resultado la derrota de los conservadores, y estos al verse derrotados pidieron ayuda a los franceses, quienes tenían una escuadra en aguas mexicanas junto con los Ingleses y Españoles, para presionar al gobierno liberal a reanudar los pagos de la deuda que Benito Juárez había suspendido.

Los conservadores Entraron en negociaciones con Napoleón tercero para que se implantara en México una monarquía. De estas negociaciones se acordó que se ofrecería el trono de México a un príncipe Católico de casa gobernante en Europa, considerándose para ello a Maximiliano de Habsburgo. Llegaron el día 3 de octubre de 1863 al castillo de Miramar en donde residía Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota de Bélgica, ofreciéndole el trono de México auspiciados por Napoleón III. Argumentando que el pueblo de México en su mayoría desaprobaba al gobierno republicano, y deseaba un príncipe europeo como gobernante. Una de las condiciones que repuso Maximiliano para aceptar el gobierno, fue precisamente que la mayoría del pueblo estuviera de acuerdo en ello. Al aceptar el trono de México y el título de emperador el archiduque perdió el derecho al trono del imperio Austro-Húngaro. Pero al no ser el sucesor directo y con el pensamiento de que México lo recibiría con los brazos abiertos, decidió aceptar.

El pueblo y los liberales recibieron a Maximiliano de forma distinta a la que el esperaba, pues le habían mentido diciéndole que era la mayoría del pueblo mexicano la que deseaba la monarquía, siendo sólo una porción menor de la población, la que deseaba ese sistema de gobierno.

Maximiliano siendo una persona instruida y de tendencias liberales, como lo demostró durante el tiempo que gobernó en Italia, su gobierno fue de tendencia liberal, a pesar de que aquellos que lo habían llamado a México para instaurar la monarquía, pretendían un gobierno tradicionalista basado en la Fe católica, y de ideas conservadoras. Al haberse dado cuenta del verdadero sentimiento del pueblo mexicano, y de la situación de anarquía que reinaba en el país, decidió gobernar conforme a sus tendencias liberales, otorgando la libertad de culto y ratificando varias de las Leyes de Reforma. Pero las presiones del partido conservador, influyeron notoriamente en varias de sus decisiones, enfocándolas hacia la tendencia conservadora.

La tendencia liberal de Maximiliano fue una de las causas por las cuales, perdió bastante apoyo del partido conservador y la iglesia Católica quienes esperaban que el emperador fuera más apegado a sus intereses.

Napoleón III decidió retirar su apoyo militar y económico a Maximiliano, tanto por las guerras que tubo que enfrentar en otros lugares, como por las presiones que ejercía Estados Unidos en contra de la intromisión de otras potencias en su zona de influencia.

Después de la salida de las tropas francesas, sólo se quedaron para defender el imperio, tropas voluntarias que se habían quedado por parte del ejército francés, así como varios cuerpos militares austriacos y belgas, además de las tropas que pertenecían a los conservadores.

Tras la toma de la ciudad de México por parte del general Porfirio Díaz, y la consecuente destrucción del grueso del ejército conservador, sólo les restaban pocas fuerzas a los conservadores, incapaces de ayudar al emperador que era sitiado en la ciudad de Querétaro.

Tras la vana espera de refuerzos, Maximiliano fue derrotado y posteriormente el 19 de Junio de 1867, Maximiliano fue ejecutado en el Cerro de las Campanas en Querétaro, junto al general Tomás Mejía y con el expresidente conservador General Miguel Miramón. Mediante una petición hecha por el gobierno Austro-Húngaro, su cuerpo fue regresado Austria.

 

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Victor

Búsqueda:

Deja un comentario

Tweet