Inicio » Conocimientos generales » Oraciones metafísicas

Oraciones metafísicas

Las oraciones metafísicas son aquellas que tienen como objetivos principales el desarrollo personal, la autosalvación por medio del conocimiento superior, la mente positiva y la sanación personal. Y en ellas se suelen incluir salmos bíblicos, decretos, promesas y, sobre todo, la gratitud.

La metafísica tiene muchas y muy diversas concepciones, sin embargo, en esta época, una de las vías más claras y fuertes es la que concibe a la metafísica como una doctrina o una corriente de pensamiento, una enseñanza mágica y esotérica que busca la otorgar felicidad resolviendo los conflictos y consiguiendo el perdón.

En este tipo de oración, es fundamental incluir y repetir, cuanto sea necesario, al “Yo Soy” y al “Yo Supremo”; pues simbolizan la conciencia crística de que cada uno se salva al descubrirlos. En general, esto se refiere a que Dios es parte de mí, yo soy parte de Dios y finalmente yo soy Dios.

Las oraciones metafísicas pueden ser muy variadas, y para muchos fines. Por ejemplo:

  • De protección para los hogares y limpieza de los cuerpos: físicos, de luz y energéticos.
  • Para la sanación del aura y del cuerpo.
  • Para la conexión con la naturaleza.
  • Para la tranquilidad.
  • Para despertar las energías masculina y femenina.
  • Para invocar a los ángeles de protección.

10 Ejemplos de oraciones metafísicas: 

La metafísica es el estudio de lo que está más allá de lo físico y fue creada por Emmanuel Kant.

  1. Oración “La Gran Invocación”.

    “Desde la iluminación de la mente de nuestro Dios, que afluya luz a las mentes de los hombres, que la Luz descienda a la Tierra. Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios, que afluya amor a los corazones de los hombres, que Cristo retorne a la Tierra. Desde el punto en donde la Voluntad de Dios es conocida, que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres, el propósito que los Maestros conocen y sirven. Desde el centro que llamamos la raza de los hombres, que se realice el Plan de Amor y de Luz y selle la puerta donde se halla el mal. Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra. Que así sea. Doy gracias con fervor infinito pues soy escuchado”.
  2. Oración y decreto de liberación.

    “Por el ‘YO SOY’ y la presencia divina que habita en mí, invocó, desde el Yo Superior, a la Ley del Perdón. Por su conducto yo pido perdón, pido comprensión, apoyo, entendimiento entre tú y yo (se puede incluir el nombre de la persona o las personas a las que se le quiere pedir perdón). Que no guarden en su ser rencor sino perdón, por la Ley del Perdón yo lo pido. Porque a través de ella yo también perdono sentimiento, acción o palabra hiriente hacia mí.

    Por medio de la Ley del Perdón es que yo me libero y libero a los demás de rencor, soberbia o malos pensamientos. Me pongo en las manos de la corte celestial y doy gracias”.
  1. El vivir diario.

    ‘YO SOY’ la Ley del perdón y la Llama Violeta transmutadora de toda acción no armoniosa y toda creación humana desde ahora hacia atrás hasta el momento de mi individualización.

    ‘YO SOY’ aquí y ‘YO SOY’ allí, y yo estoy ahí en toda la humanidad, de manera que todo lo que yo diga de ahora en adelante incluye a todo ser humano.

    ‘YO SOY’ la Presencia del Dios Todopoderoso que mantiene el Fuego Violeta ardiendo en todo mi ser y todo mi mundo, y me mantiene sellado (a) en un pilar de Fuego Violeta que transmuta al instante toda creación humana, que regrese buscando redención, a mi alrededor; a través de mi; compreso contra mí, o que yo contacte con cualquier forma.

    Mi Amada presencia transmuta toda imperfección que yo pueda haber creado, y con la autoridad de ‘YO SOY’ me repone toda la fuerza y la perfección que yo deseo.

    ‘YO SOY’ ahora el ser ascendido que estoy deseando ser.

    ‘YO SOY’ la presencia conquistadora y yo ordeno a mi amada presencia que gobierne perfectamente mi mente, mi hogar, mis asuntos y mi mundo.

    ‘YO SOY’ la magna energía electrónica que fluye, que llena, que renueva cada célula de mi mente y de mi cuerpo ahora mismo. En el nombre, por el poder y la autoridad de la amada presencia y del tres veces tres.

    ‘YO SOY’ la resurrección y la vida de toda la perfección en mi corriente de vida. De mi eterna juventud y belleza. De mi agilidad y frescura. De mi perfecta visión y oído. De mi perfecta salud. De mi fuerza y energía ilimitadas

    De mi dentadura perfecta, de mi piel, de mi estructura ósea. De mi perfecta simetría. De mi fondo ilimitado de dinero. De todo lo perfecto en mi mundo, en mi vida. De todas las facultades de mi cuerpo causal. De mi plan divino cumplido ya. Yo pido ser protegido contra todas las intromisiones que por necesidad atravieso, estoy envuelto en mi círculo electrónico eternamente sostenido, porque

    ‘YO SOY’ el fuego sagrado. Todo lo que se me acerca es ahora y siempre transmutado en mi aura, porque yo no estoy aquí para cumplir un lapso kármico; yo estoy aquí para irradiar y permanezco intocado por toda vibración menor.

    ‘YO SOY’ manso y humilde de corazón.

    ‘YO SOY’ el Amor Divino, la inteligencia divina, el Poder Divino, el Equilibrio y el Aliento Divino.

    ‘YO SOY’ la riqueza, la elegancia, la alegría, la felicidad.

    ‘YO SOY’ el cuerpo de Cristo.

    ‘YO SOY’ la tríada.

    ‘YO SOY’ todas las nobles facultades, talentos y virtudes.

    ‘YO SOY’ la pureza inmaculada que mantiene impecable mi cuerpo, mi ropa, mi hogar, mi conciencia y mi mundo.

    ‘YO SOY’ el camino, la verdad y la vida.

    ‘YO SOY’ la puerta abierta que nadie puede cerrar.

    ‘YO SOY’ todo lo perfecto contenido en mí.

    ‘YO SOY’ el único poder contenido en mí, la única presencia y la única armonía.

    ‘YO SOY’ uno con el padre.

    ‘YO SOY’ la presencia guardiana que nada ni nadie puede afectar, asustar, ni desagradar. ‘YO SOY’ Dios en acción. Todo esto reconozco y pido para todos mi hermanos humanos. ¡Gracias Padre!, por haberme escuchado.
  1. Oración para tranquilidad.

    “Dame Paz Señor. Esa Paz que escapa a toda comprensión de la mente humana. Aunque bramen las aguas, aunque el rayo aterrador hienda los espacios incendiándolos; aunque los montes se conmuevan y salten sobre sus bases, sepa yo conservar mi serenidad sabiendo que tú estás conmigo, y que en donde tú estás nada malo habrá de pasarme. Me cobijo bajo tus alas, sé que ahí, y yo siempre estaré seguro. Gracias Padre”.
  1. Para proteger el hogar.

    “‘YO SOY’ la paz. El espíritu de dios entra en este hogar como la paz, amor armonía y buena voluntad de acción de parte de todos los miembros y para todos. Dios es amor y en su aspecto amor, yo invoco su presencia aquí. Bendigo la presencia crística en cada uno de los moradores de esta casa. Por ello ha de cesar la discordia, y ha de venir en su lugar generosidad de sentimientos de los unos para con los otros.

    La divina presencia es llamada a la acción y aquí y ahora termina todo problema. Todos somos hermanos en dios nuestro padre; por tanto, aquí tenemos que amarnos los unos a los otros y desde ahora en adelante. Así es y será. Te doy gracias, padre, porque me has oído”.
  1. Oración por la energía femenina.

    “Desde mi Yo superior, y en el nombre del ‘YO SOY’ digo que yo amo y respeto la persona que soy. Que mi cuerpo y mente son bien entendidos y respetados, así como también mis cuerpos: de luz, energía y materia.

    Por el valor y amor que yo les otorgo, también despierto la energía femenina que me habita. Deseo, pues, nutrirme de y recibir sus dones todos.

    Reclamo con compasión y amor que despierte también la sabiduría ancestral en mí, para aprender la manera en que he de conducirme en el camino.

    Pido que mis emociones sean sanadas para lograr despertar toda mi energía interna para lograr llenarme de fuerza, valor y autoestima, para así conocer todo mi amor personal.

    Pido que se me brinde ayuda a mí y a todas las mujeres para no perdernos en el miedo, para no ceder ante los obstáculos. Deseo despertar toda la energía femenina.

    YO SOY fuerte.

    YO SOY un ser sabio.

    YO SOY un ser libre.

    YO SOY luz, amor y perdón.

    YO SOY compasión.

    YO SOY un ser abundante hija de la Madre Tierra abundante.

    YO SOY un ser en equilibrio con sus dos energías.

    Así sea, así es ya y hecho está. Gracias por escucharme”.
  1. Para sanarnos.


    “En el nombre de la amada presencia de Dios en mí; ‘YO SOY’ cierro mi aura y cierro mis puertas astrales para toda creación humana y para todo espíritu encarnado o desencarnado que venga contra mí. Doy gracias al Creador por escucharme”.
  1. Decreto de bendición.

    “Hoy hablo para que toda la creación, el mundo entero sea bendecido; que la tierra siempre sea rica en todos sus bienes y que estos sean bien y justamente repartidos para que cada quien reciba su parte; que cada quien desempeñe a cabalidad su parte justa en el trabajo. Así mereceremos todos recibir nuestra ración completa y gozar de ella en paz.

    En nombre de la Amada Presencia de DIOS, ‘YO SOY’, decreto PAZ para todo el planeta Tierra, y esto será hecho porque lo pido y lo decreto en el más sagrado nombre de Dios: YO SOY”.
  1. Instrumento de paz.

    “Señor, hazme instrumento de tu paz; para que donde haya odio, yo ponga amor; donde haya ofensa, yo ponga perdón; donde haya discordia, yo ponga unión; donde haya error, yo ponga verdad; donde haya duda, yo ponga fe; donde haya desesperación, yo ponga esperanza; donde haya tinieblas, yo ponga luz; y donde haya tristeza, yo ponga alegría. ¡Oh, Dios! Hazme instrumento para que no busque yo ser consolado, como consolar; que no quiera yo ser comprendido, como comprender; que no quiera ser amado, como amar. Porque dando recibimos, Señor. Al olvidarnos, nos encontramos; al perdonar, somos perdonados; y al morir, resucitamos a la vida eterna”.
  2. Decreto para invoca a los Ángeles.

    “En el nombre de la presencia del ‘YO SOY’, que habita en mí, y en el nombre de Cristo, invoco al Maestro Arcángel Miguel y a todo su legión de Ángeles de protección para limpiar y proteger aquí y ahora todo cuerpo, que haya sido alterado y debilitado por cualquier tipo de energía negativa que esté perjudicando y obstruyendo el camino de Luz. Sean estos los cuerpos físicos, energéticos y de luz, porque yo los bendigo y los amo.

    Te invoco amado Arcángel Miguel para que también elimines cualquier obstrucción de paz y buenaventura en mi hogar. Te invoco para que protejas siempre mi casa como espacio que debe ser llenado de infinita y poderosa Luz. Así es, así es ya y hecho está. Te doy gracias porque he sido escuchado”.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  

Búsqueda:

Deja un comentario

Tweet