Inicio » Psicología » Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Ejemplos de Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno mental que tiene fuerte presencia entre los menores de edad. Tiene una alta probabilidad de combinarse con otras enfermedades e influye en el funcionamiento de la persona en la sociedad, durante la edad adulta.

Es un problema de salud pública que ha ganado importancia debido a su alta prevalencia, su comienzo en las primeras etapas de la infancia y su naturaleza incapacitante y crónica. El TDAH afecta las esferas de comportamiento familiar, escolar y social.

Ejemplos de características del TDAH

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) se caracteriza por síntomas y situaciones como:

  • Déficit de atención
  • Dificultad para conservar la atención
  • Atención dispersa
  • Hiperactividad o movimiento excesivo
  • Impulsividad
  • Dificultad en el control de los impulsos
  • Dificultades académicas
  • Dificultad para alcanzar las propias metas
  • Relaciones sociales alteradas
  • Distracción por estímulos sin importancia
  • Descuidos en las actividades diarias
  • Tendencia a extraviar objetos necesarios para las tareas
  • No terminar las tareas que se les asignan
  • Movimiento excesivo de manos o pies
  • El paciente hace mucho ruido
  • Dificultad para dedicarse tranquilamente a algunas tareas
  • El paciente abandona constantemente su asiento o lugar
  • Respuestas precipitadas o muy rápidas a preguntas que aun no terminan de hacerse
  • Dificultades para esperar su turno en una fila
  • Habla en exceso

Trastorno por deficit de atencion e hiperactividad

¿Qué causa el TDAH?

Aunque la causa del TDAH no está completamente aclarada, se puede apreciar que se trata de un trastorno formado por varios factores, que tiene una base neurobiológica y una predisposición genética, que interactúan con factores ambientales.

Las probables causas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad comprenden varias áreas:

  • Genética conductual
  • Genética molecular
  • Factores biológicos adquiridos
  • Factores neuroanatómicos
  • Factores neuroquímicos
  • Factores neurofisiológicos
  • Factores psicosociales

En el área de la genética conductual, se ha observado que los familiares de los pacientes tienen una mayor prevalencia de TDAH y otros trastornos como depresión, ansiedad, trastorno antisocial y dependencia a las drogas.

En el área de la genética molecular, se estima que un 70% de los pacientes con TDAH lo padecen debido a mutaciones de varios genes. Estos genes codifican moléculas que participan en la neurotransmisión cerebral, y al tener polimorfismos o variaciones en sus alelos, influyen en el TDAH.

En el área de los factores biológicos adquiridos, se observa que el TDAH puede adquirirse por factores biológicos adquiridos durante el periodo prenatal, perinatal y postnatal, como:

  • Exposición intrauterina al alcohol, a la nicotina y a fármacos como las benzodiacepinas y los anticonvulsivantes.
  • Prematuridad
  • Bajo peso al nacimiento
  • Alteraciones cerebrales como encefalitis o traumatismos que afectan a la córtex prefrontal
  • Hipoxia (niveles bajos de oxigeno)
  • Hipoglucemia (nivel bajo de glucosa en la sangre)
  • Exposición a altos niveles de plomo en la infancia temprana
  • Alergias alimentarias

En el área de los factores neuroanatómicos, se reconoce que la cortex prefrontal y los ganglios basales, que son las áreas del cerebro encargadas de regular la atención, se ven implicadas en el padecimiento del TDAH. En estudios con resonancia magnética, se observa que los niños con el TDAH tienen áreas cerebrales más pequeñas: cuerpo calloso, núcleo caudado y cerebelo.

En el área de los factores neuroquímicos, se observa que las regiones cerebrales ricas en Dopamina y Noradrenalina están afectadas en el paciente con TDAH. Estas sustancias regulan la función ejecutiva del cerebro (acciones e impulsos) y la flexibilidad cognitiva (selección de información).

En el área de los factores neurofisiológicos, se observan alteraciones en la actividad cerebral, como: reducción del metabolismo, flujo sanguíneo en el lóbulo frontal, córtex parietal, striatum y cerebelo. Además, hay aumento del flujo sanguíneo y actividad eléctrica en la córtex sensoromotora, activación de otras redes neuronales y déficit en la focalización neuronal.

En el área de los factores psicosociales, estos pueden influir y regular las manifestaciones del TDAH. La gravedad y la expresión de los síntomas pueden verse afectados a través de la interacción de los genes y el ambiente. Estos factores son la inestabilidad familiar, los problemas con los amigos, los trastornos psiquiátricos en los padres, relaciones negativas.

TDAH y su relación con otras enfermedades

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) tiene una alta comorbilidad, es decir, comparte rasgos o síntomas con otras enfermedades mentales. Por ello, cuando se lleve al paciente a consulta, hay que investigar otras enfermedades o síntomas asociados que conllevan un riesgo para el futuro del niño, como:

  • Trastornos del aprendizaje
  • Problemas de conducta
  • Trastornos emocionales

Problemas por el TDAH

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) lleva consigo un gran impacto en la sociedad, en términos de costo económico, estrés familiar, problemas académicos y de vocación. Además, baja la autoestima de quien lo padece.

Por : Morris

Búsqueda:

Deja un comentario