Poesía

La poesía es la expresión más artística de la literatura. También se le conoce como género lírico. Poesía es toda aquella composición literaria o poética que se construye o escribe en verso, principalmente, o en prosa. A través de la poesía se expresa el lado más subjetivo, más profundo y personal de un escritor o poeta; es muestra de sus sentimientos, deseos, experiencias e inquietudes ante el amor, la vida, el universo, la divinidad, la muerte, etcétera. Los elementos esenciales de la poesía escrita en verso son la métrica, la estrofa y la rima.

Tipos de poesía: 

a) Poesía lírica. Este tipo de poesía es aquella en que están mayormente representados los sentimientos; es más subjetiva o personal. Es más breve. En la antigüedad, los poemas líricos eran recitados junto con la lira (instrumento musical de cuerdas). Dentro de este tipo están: las odas, los himnos, las elegías, las endechas, los madrigales, los sonetos, entre otros. 

b) Poesía dramática. Este tipo de poesía está hecha para la representación, es decir, que se presente o desarrolle frente a un público en un lugar determinado. Es lo que comúnmente se conoce como obra teatral. En éste entran las comedias, tragedias y tragicomedias. 

c) Poesía épica. Dentro de este tipo de poesía se encuentran los cantares de gesta; las epopeyas griegas, indias, etcétera; los romances; las epopeyas nacionales y el poema caballeresco.

17 Ejemplos de poesía: 

Poesía dramática (3 ejemplos):

  1. Estrofa de Fausto de Goethe:

ESPÍRITU Has suplicado, hasta quedarte sin aliento,
poder contemplarme, poder oír mi voz y ver mi cara;
el fuerte anhelo de tu alma me ha atraído aquí, y aquí estoy.
¡Qué deplorable pavor se ha apoderado de ti, superhombre!
¿Dónde está la llamada del alma?
¿Dónde está el pecho que creó un mundo dentro de sí, lo portó, lo cuidó y, temblando de gozo, se engrandeció para elevarse a nuestra altura, la de los espíritus?
¿Dónde está Fausto, cuya voz resonó para que acudiera?
¿Eres tú el que, al respirar mi hálito, tiembla en lo más profundo de su vida, gusano asustadizo y encogido?” 

  1. Estrofas de La Celestina de Fernando de Rojas:

CALISTO.- En dar poder a natura que de tan perfecta hermosura te dotase
y hacer a mí, inmérito, tanta merced que verte alcanzase
y en tan conveniente lugar que mi secreto dolor manifestarte pudiese.
Sin duda incomparablemente es mayor
tal galardón que el servicio, sacrificio, devoción
y obras pías que por este lugar alcanzar
tengo yo a Dios ofrecido, ni otro poder
mi voluntad humana puede cumplir.

¿Quién vio en esta vida cuerpo glorificado
de ningún hombre como ahora el mío?
Por cierto los gloriosos santos,
que se deleitan en la visión divina,
no gozan más que yo ahora en el acatamiento tuyo.” 

  1. Estrofa de la Comedia de las equivocaciones de Shakespeare:

“-Amada señora (pues no conozco vuestro nombre ni sé por qué prodigio habéis podido acertar con el mío) , vuestra inteligencia y vuestra gracia hacen de vos nada menos que una maravilla del mundo. Sois una criatura divina; enseñadme lo que debo pensar, lo que debo decir. Manifestad a mi inteligencia grosera, terrena, ahogada por los errores, débil, ligera y superficial, el sentido del enigma oculto en el disfraz de vuestras palabras. ¿Por qué trabajáis contra la sencilla rectitud de mi alma para hacerla vagar por campo desconocido? ¿Sois un dios? ¿Querríais crearme de nuevo? Transformadme, pues, y cederé a vuestro poder. Pero si soy yo mismo, sé bien entonces que vuestra llorosa hermana no es mi esposa ni debo homenaje alguno a su lecho. Mucho más, mucho más arrastrado me siento hacía vos.”

Poesía lírica (4 ejemplos):

  1. Madrigal de Amado Nervo:

“Por tus ojos verdes yo me perdería,
sirena de aquellas que Ulises, sagaz,
amaba y temía.
Por tus ojos verdes yo me perdería.
Por tus ojos verdes en lo que, fugaz,
brillar suele, a veces, la melancolía;
por tus ojos verdes tan llenos de paz,
misteriosos como la esperanza mía;
por tus ojos verdes, conjuro eficaz,
yo me salvaría”. 

  1. Soneto “A su retrato” de Sor Juana:

Este que ves engaño colorido,
que del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores,
es cauteloso engaño del sentido;
este, en quien la lisonja ha pretendido
excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores
triunfar de la vejez y del olvido,
es un vano artificio del cuidado,
es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado,
es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada”.

  1. Estrofas del Cancionero de Petrarca:

“Porque una hermosa en mí quiso vengarse
y enmendar mil ofensas en un día,
escondido el Amor su arco traía
como el que espera el tiempo de ensañarse.
En mi pecho, do suele cobijarse,
mi virtud pecho y ojos defendía
cuando el golpe mortal, donde solía
mellarse cualquier dardo fue a encajarse.
Pero aturdida en el primer asalto,
sentí que tiempo y fuerza le faltaba
para que en la ocasión pudiera armarme,
o en el collado fatigoso y alto
esquivar el dolor que me asaltaba,
del que hoy quisiera, y no puedo, guardarme.” 

  1. Estrofas de Elegía “Coplas a la Muerte de su Padre”:

“Recuerde el alma dormida,
Avive el seso y despierte
Contemplando cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,
cuan presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquier tiempo pasado
fue mejor.

Pues si vemos lo presente
cómo en un punto se es ido
y acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por pasado. 

No se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera,
más que duró lo que vio porque todo ha de pasar
por tal manera”.           

Poesía épica (5 ejemplos):

  1. Fragmento de Mahabharata:

“Entonces Sauti dijo:
— Primeramente rendiré homenaje al ser primordial Isana, fuente de todo lo que existe, el ser primordial Absoluto, el Único, Brahma, perceptible, imperceptible y eterno; que es a la vez existente y no existente; que es el universo y a la vez trasciende el universo existente y no existente; Creador, Anciano, Inexhaustible; que es venerado como Vishnu, benefactor y beneficencia, puro e inmaculado. Ante Él me inclino con reverencia.

Os contaré el poema compuesto por el gran santo, venerado y honrado por todos, el ilustre y sabio Vyasa cuyo brillo es ilimitado. Algunos poetas han cantado ya este poema. Otros lo enseñan a sus discípulos y otros lo recitarán en el futuro. Es una gran fuente de conocimiento establecido sobre los tres mundos.” 

  1. Estrofas del romance El Alcázar de Sevilla” del Duque de Rivas:

“Magnífico es el alcázar
con que se ilustra Sevilla,
deliciosos sus jardines,
su excelsa portada rica.

De maderos entallados
en mil labores prolijas,      
se levanta el frontispicio
de resaltadas cornisas;
y hay en ellas un letrero
donde, con letras antiguas,
Don Pedro hizo estos palacios,
esculpido se divisa.

Mal dicen en sus salones
las modernas fruslerías;
mal en sus soberbios patios
gente sin barba y ropilla.” 

  1. Estrofas del poema del Mio Cid:

“Los cristianos persiguen al enemigo
El Cid alcanza y mata a Búcar
Gana la espada Tizón.

De sus tiendas les arrojan y persiguiéndoles van:
Vierais allí tantos brazos con sus lorigas cortar,
tantas cabezas con yelmo por aquel campo rodar
y los caballos sin amo correr de aquí para allá.
Aquella persecución siete millas fue a durar.
Mío Cid a aquel rey Búcar a los alcances le va:
‘Vuélvete, Búcar, decía, viniste de allende el mar
y al Cid de la barba grande cara a cara has de mirar,
los dos, hemos de besarnos, pactaremos amistad.’
Repuso Búcar: ‘¡Que Dios confunda a un amigo tal!
Espada tienes en mano y te veo espolear,
se me figura que quieres en mí tu espada ensayar.
Mas si no cae mi caballo y ningún tropiezo da,
no te juntarás conmigo como no sea en el mar.’

Responde entonces el Cid: “Esto no será verdad.”
Buen caballo tiene Búcar, grandes saltos le hace dar,
pero Babieca el del Cid a los alcances le va.”

  1. Estrofas del Orlando Furioso de Ludovico Ariosto:

“ORLANDO CONTRA LA ORCA
En cuanto se acercó la orca, viendo
a Orlando en el esquife, abrió una horrenda
boca descomunal que bien podría
tragarse a un caballero y su caballo.

Avanzó Orlando y se metió en las fauces
del monstruo con el ancla y, si no yerro,
con el bote también, dejando el ancla
allí entre lengua y paladar clavada,
de manera que el monstruo no podía
cerrar sus tremendísimas quijadas.
De este modo apuntalan los mineros
las galerías en las que trabajan
para no perecer en un derrumbe
mientras baten metal desprevenidos.
El espacio es enorme: tal, que Orlando
no llega al otro extremo sin un salto.” 

  1. Estrofas de la Ilíada:

“Entre los corceles sobresalían las yeguas del Feretíada,
que guiaba Eumelo: eran ligeras como aves,
apeladas, y de la mísma edad y altura;
criólas Apolo, el del arco de plata, en Perea,
y llevaban consigo el terror de Ares.
De los guerreros el más valiente
fue Ayante Telamonio mientras
duró la cólera de Aquiles, pues éste lo superaba mucho;
y también eran los mejores caballos
 los que llevaban al eximio Pelión.
Mas Aquiles permanecía entonces
en las corvas naves surcadoras del ponto,
por estar irritado contra Agamenón Atrida,
pastor de hombres; su gente se solazaba
en la playa tirando discos, venablos o flechas;
los corceles comían loto y apio palustre
cerca de los carros de los capitanes
que permanecían enfundados en las tiendas,
y los guerreros, echando de menos a su jefe,
caro a Ares, discurrían por el campamento y no peleaban.

Ya los demás avanzaban a modo de incendio
que se propagase por toda la comarca;
y como la tierra gime cuando Zeus,
que se complace en lanzar rayos, airado,
la azota en Arimos, donde dicen que está el lecho de Tifoeo;
de igual manera gemía grandemente
debajo de los que iban andando
y atravesaban con ligero paso la llanura.”

Otros tipos de poesía (5 ejemplos):

  1. Poema “Y los ojos prometen” de Jorge Guillén:

Y los ojos prometen
mientras la boca aguarda.
Favorables, sonríen.
¡Cómo íntima, callada!

Henos aquí. Tan próximos.
¡Qué oscura es nuestra voz!
La carne expresa más.
Somos nuestra expresión.

De una vez paraíso,
con mi ansiedad completo.
La piel reveladora
se tiende al embeleso.

¡Todo en un sólo ardor
se iguala! Simultáneos
apremios me conducen
por círculos de rapto.

Pero más, más ternura
trae la caricia. Lentas,
las manos se demoran,
vuelven, también contemplan. 

  1. Poema “Te digo adiós, amor, y no estoy triste” de Rafael Alberti:

Te digo adiós, amor, y no estoy triste.
Gracias, mi amor, por lo que ya me has dado,
un solo beso lento y prolongado
que se truncó en dolor cuando partiste.

No supiste entender, no comprendiste
que era un amor final, desesperado,
ni intentaste arrancarme de tu lado
cuando con duro corazón me heriste.

Lloré tanto aquel día que no quiero
pensar que el mismo sufrimiento espero
cada vez que en tu vida reaparece
ese amor que al negarlo te ilumina.
Tu luz es él cuando mi luz decrece,
tu solo amor cuando mi amor declina. 

  1. Estrofas del poema “Ciudad sin sueño” de Federico García Lorca:

“No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.

No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Hay un muerto en el cementerio más lejano
que se queja tres años
porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.
No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.
Pero no hay olvido, ni sueño:
carne viva. Los besos atan las bocas
en una maraña de venas recientes
y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros”. 

  1. Estrofas del poema “Bendición” de Baudelaire:

“Cuando, por un decreto de las potencias supremas,
El Poeta aparece en este mundo hastiado,
Su madre espantada y llena de blasfemias
Crispa sus puños hacia Dios, que de ella se apiada:

-“¡Ah! ¡no haber parido todo un nudo de víboras,
Antes que amamantar esta irrisión!
¡Maldita sea la noche de placeres efímeros
En que mi vientre concibió mi expiación!” 

  1. Estrofas del poema “La buhardilla” de Ezra Pound:

“Vamos, compadezcamos a los que están mejor que nosotros,
vamos, amigo recordemos, que los ricos tienen camareros y no amigos
y nosotros tenemos amigos y no camareros.

Vamos, compadezcamos a los casados y a los no casados.
La aurora entra con pasitos menudos
como una dorada Pavlova,
y yo estoy junto a mi deseo. 

Y la vida no tiene nada mejor
que esta hora de diáfana frescura,
la hora de despertarnos juntos”

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Morris

Búsqueda:

Deja un comentario

Tweet