Inicio » Clases de Español » Diálogos

Ejemplos de Diálogos

Los diálogos son aquellos intercambios de necesidades, pensamientos y deseos, de información en general. El diálogo es un proceso comunicativo que sucede entre dos o más personas; puede ser de manera seria y formal o, también, con carácter más coloquial e informal

Al ser un proceso de comunicación siempre hay un emisor, un mensaje (información que se desea compartir o pedir) y un oyente o receptor. Los diálogos pueden ser de manera oral o escrita; para ser hablados o solamente leídos –como en el caso de los mensajes de redes sociales o de celular–. 

En literatura y el cine, se le conoce como diálogo narrativo, y funciona como un recurso que amplía la información y completa la situación de la novela, cuento o película. Eran, en un principio, un recurso más bien didáctico y retórico, como es en el caso de los Diálogos de Platón. 

Si es un diálogo escrito, por ejemplo, de una novela, la manera correcta de escritura es por medio de un guion largo seguido de la información para mostrar quién es la persona que habla.

Tipos de diálogos: 

  • Diálogos literarios (en cuentos y novelas). Este tipo de diálogo funciona para complementar la información de un personaje dentro de la trama del texto literario. Puede ser un diálogo directo o indirecto. 
  • Diálogos teatrales. El diálogo en las obras de teatro es fundamental en el guion de la obra y sirve al intérprete del personaje para conocer cómo está caracterizado y así poder aprender a representarlo de la mejor manera. 
  • Diálogos cinematográficos. En el cine, el diálogo funciona como el cuerpo comunicativo de todo el guion de la película o el cortometraje, y permite la caracterización del personaje. 
  • Diálogos coloquiales o cotidianos. Este tipo de diálogo es común y simple, sucede de manera hablado o escrita por medio de la comunicación en redes sociales, por ejemplo. 
  • Diálogos de servicio. Estos se tratan de aquellas conversaciones que surgen entre un empleado o dependiente de alguna empresa o lugar de servicio y un cliente. Alguien pregunta o pide información y el otro responde de acuerdo al código de etiqueta y con un lenguaje serio.

10 Ejemplos de Diálogos

 El diálogo es un proceso comunicativo que sucede entre dos o más personas; puede ser de manera seria y formal o, también, con carácter más coloquial e informal.

Diálogos en novelas y cuentos (4 ejemplos):

  1. Diálogo de la novela el Quijote de la Mancha:

“–Non fuyan las vuestras mercedes, ni teman desaguisado alguno, ca a la orden de caballería que profeso non toca ni atañe facerle a ninguno, cuanto más a tan altas doncellas como vuestras presencias demuestran.

Mirábanle las mozas, y andaban con los ojos buscándole el rostro que la mala visera le encubría; mas, como se oyeron llamar doncellas, cosa tan fuera de su profesión, no pudieron tener la risa, y fue de manera que don Quijote vino a correrse y a decirles:

–Bien parece la mesura en las fermosas, y es mucha sandez, además, la risa que de leve causa procede, pero non vos lo digo porque os acuitedes ni mostredes mal talante, que el mío non es de ál que de serviros…

…Mas, en efecto, temiendo la máquina de tantos pertrechos, determinó de hablarle comedidamente, y así le dijo:

–Si vuestra merced, señor caballero, busca posada, amén del lecho, porque en esta venta no hay ninguno, todo lo demás se hallará en ella en mucha abundancia. Viendo don Quijote la humildad del alcaide de la fortaleza (que tal le pareció a él el ventero y la venta), respondió:

–Para mí, señor castellano, cualquiera cosa basta porque mis arreos son las armas, mi descanso el pelear, etcétera.

  1. Diálogo de la Ilíada:

“-¡Atridas y demás aqueos de hermosas grebas! Los dioses, que poseen olímpicos palacios, os permitan destruir la ciudad de Príamo y regresar felizmente a la patria. Poned en libertad a mi hija y recibid el rescate, venerando al hijo de Zeus, a Apolo, el que hiere de lejos.

Todos los aqueos aprobaron a voces que se respetara al sacerdote y se admitiera el espléndido rescate; mas el Atrida Agamenón, a quien no plugo el acuerdo, le despidió de mal modo y con altaneras voces:

 - No dé yo contigo, anciano, cerca de las cóncavas naves, ya porque ahora demores tu partida, ya porque vuelvas luego, pues quizás no te valgan el cetro y las ínfulas del dios. A aquélla no la soltaré; antes le sobrevendrá la vejez en mi casa, en Argos, lejos de su patria, trabajando en el telar y aderezando mi lecho. Pero vete; no me irrites, para que puedas irte más sano y salvo”

  1. Diálogo de Las paredes desnudas de Imanol Caneyada:

—Espero que no le dejes propina a la muy perra. Ahora sí, ¿qué estabas diciendo?

—No sé por qué lo haces, no sé qué buscas, pero he recibido inbox insultándome y comentarios ofensivos en mi muro de casi todos tus pinches amiguitos, y la verdad, no está suave.

—¿Y yo qué culpa tengo?

Marcia, que ensayaba una inocencia y un candor infantiles, me miró triunfal. Sentí una furia que podía desbordarse como una llamarada al abrir una puerta en un incendio.

—¿No pusiste que su socio y mejor amigo lo abandonó, que le dio la espalda y que cuando le pediste que lo ayudara se negó? ¿No pusiste que su muerte podría haberse evitado si los que se decían sus amigos le hubieran echado la mano? 

  1. Diálogo del cuento “Samaná” de Bernardo Esquinca:

“—¿Y cómo se puede terminar con ella? —concedí.

—Mi madre me lo dijo, pero es mejor que no lo sepas.

—¿Matando al brujo? Pero si ya debe estar bajo tierra, devorado por cinco

generaciones de gusanos.

—No: la muerte del brujo sólo hace más fuerte su maldición. La única manera de acabar con ella es sacrificando a un miembro de la familia para borrar la afrenta.

—Tú deberías ser narradora. Tienes más imaginación que yo.

No calculé el costo de mi burla; Ligia jamás volvió a hablarme de las supersticiones de su familia…”

Diálogos teatrales (4 ejemplos):

  1. Diálogos de Fausto de Goethe:

“EL SEÑOR ¿No tienes nada más que decir?, ¿sólo vienes aquí a acusar? ¿Es que no hay sobre la tierra nada bueno?

MEFISTÓFELES No, Señor; sinceramente me parece que allí todo va tan mal como siempre. Compadezco la vida de calamidades que llevan los hombres. Ni siquiera me apetece atormentar a esos desdichados.

EL SEÑOR ¿Conoces a Fausto?

MEFISTÓFELES ¿El doctor?

EL SEÑOR Mi servidor.

MEFISTÓFELES Sí; y cierto es que os sirve de una manera muy peculiar. Ni la comida ni la bebida de ese insensato son terrenales. Su inquietud lo inclina hacia lo inalcanzable, pero percibe su locura sólo a medias. Le exige al Cielo las más hermosas estrellas y a la Tierra los goces más elevados y, sin embargo, nada cercano ni lejano sacia su pecho profundamente agitado.

EL SEÑOR Aunque ahora me sirve en la confusión, pronto lo llevaré a la claridad. El jardinero sabe, cuando el arbolito echa renuevos, que le crecerán ramas y le saldrán frutas.”

  1. Diálogos de La Celestina:

SEMPRONIO.- Aquí soy, señor, curando de estos caballos.

CALISTO.- Pues, ¿cómo sales de la sala?

SEMPRONIO.- Abatiose el gerifalte y vínele a enderezar en el alcándara.

CALISTO.- ¡Así los diablos te ganen! ¡Así por infortunio arrebatado perezcas o perpetuo intolerable tormento consigas, el cual en grado incomparablemente a la penosa y desastrada muerte que espero traspasa. ¡Anda, anda, malvado! Abre la cámara y endereza la cama.

SEMPRONIO.- Señor, luego hecho es.

CALISTO.- Cierra la ventana y deja la tiniebla acompañar al triste y al desdichado la ceguedad. Mis pensamientos tristes no son dignos de luz. ¡Oh bienaventurada muerte aquella que deseada a los afligidos viene! ¡Oh! si vinieseis ahora, Hipócrates y Galeno, médicos, ¿sentiríais mi mal? ¡Oh, piedad de silencio, inspira en el Plebérico corazón, porque sin esperanza de salud no envíe el espíritu perdido con el desastrado Píramo y de la desdichada Tisbe!

  1. Diálogo de La Dorotea de Lope de Vega:

“GERARDA. El amor y la obligación no sólo me mandan, pero por­adamente me fuerzan, amiga Teodora, a que os diga mi sentimiento.

Teodora. ¿En qué materia, Gerarda?

Gerarda. De Dorotea, vuestra hija.

Teodora. No es tanto que ella yerre, como que vos lo advirtáis.

Gerarda. Como eso puede nuestra amistad antigua, y el amor que le tengo.

Teodora. Bien se conoce del afecto con que desde el principio de nuestra plática me le habéis encarecido.

Gerarda. La mayor desdicha de los hijos es tener padres olvidados de su obligación, o por el grande amor que los tienen, o por el poco cuidado con que los crían.

Teodora. ¿Puédese negar a la naturaleza el amor de la sangre, ni el de la crianza a sus gracias, desde la lengua balbuciente hasta el discurso de la razón?”

  1. Diálogo del Auto sacramental “La cena de Baltasar”:

“(Sale EL PENSAMIENTO vestido de loco, de muchos colores, y DANIEL tras él, deteniéndole.)        

DANIEL Espera.

PENSAMIENTO ¿Qué he de esperar?

DANIEL Advierte.

PENSAMIENTO ¿Qué he de advertir?

DANIEL Óyeme.

PENSAMIENTO No quiero oír.

DANIEL Mira.

PENSAMIENTO No quiero mirar.

DANIEL ¿Quién respondió de ese modo nunca a quien le preguntó?

PENSAMIENTO Yo, que sólo tengo yo desahogo para todo.

DANIEL ¿Quién eres?

PENSAMIENTO Cuando eso ignores vengo a ser yo el ofendido; ¿no te lo dice el vestido ajironado a colores? ¿Que, como el camaleón, no se conoce cuál es la principal causa? Pues oye mi definición. Yo, de solos atributos que mi ser inmortal pide, soy una luz que divide a los hombres de los brutos…”

Diálogo cotidiano (1 ejemplo):

  1. –Hola, Michelle. Quisiera hablar contigo de algo importante.

–Hola, Sofía. ¡Claro que sí! Dime.

–¿Recuerdas la invitación a la fiesta?

–Sí. ¿Qué con eso?

–Yo no debo asistir.

–¿Qué ha pasado? ¿Cuál es el problema?

–ahí estará el chico que me gusta y no quiero verlo.

Diálogo de servicio (1 ejemplo):

  1. Vendedor: –Buen día, señorita. Bienvenida a nuestra tienda.

Cliente: –Buen día. Gracias.

Vendedor: –¿Está buscando algo en especial?

Cliente: – No realmente, pero le agradezco su amabilidad.

Vendedor: – Me quedaré cerca por su requiere mi ayuda.

Cliente: – Es usted muy amable.

Vendedor: – Igualmente le platicaré nuestras promociones…

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Morris

Búsqueda:

Deja un comentario

Tweet