Inicio » Clases de Español » Oraciones por la mañana

Ejemplos de Oraciones por la mañana

Las oraciones por la mañana, o de la mañana, son dedicadas a Dios como primer pensamiento del día. Representan una manera de agradecerle por dejarnos comenzar un nuevo día, y, para ofrecer las acciones que se realizarán. La oración matutina nos permite suplicar a Dios su protección y, nos da la oportunidad de vivir un día más en armonía y perfecta unión con el Creador. 

Para que la oración matutina pueda llegar a Dios es necesario realizar una reflexión profunda de nuestros actos del día anterior para demostrar humildad y arrepentimiento. Pues las oraciones tienen siempre como finalidad poder conseguir la comunicación con Dios de manera honesta, para obtener su perdón, amor y protección. 

Las oraciones por la mañana pueden tener diversas finalidades, entre éstas se encuentras las siguientes:

  • Para dar gracias por vivir un día más.
  • Para pedir protección durante todo el día.
  • Para ofrecer las acciones positivas del día.

15 Ejemplos de oraciones por la mañana:

Cuando me levanto sigo las oraciones por la mañana.

1. Oracion de agradecimiento:

“Buenos días, Dios. Te doy las gracias y te ofrezco mi primer pensamiento al iniciar este nuevo día.
Respiro el aire puro de la mañana que nos das. Lo primero que he visto es la luz de tu presencia en mi habitación y en mi alma.
Te agradezco por dejarme abrir los ojos hoy también, y te pido me permitas hacerlo de nuevo mañana.
Gracias también te doy por permitirme descansar en una cama caliente y confortable, que no muchas otras personas pueden tener. Gracias por la bendición de este día.”

2. Oracion de ofrecimiento.

“Te ofrezco, Oh Padre cada acción de este día. Lo comenzaré con la gratitud en mi alma y con la voluntad y devoción para ayudar y servir a mis semejantes, para honrarte este y todos los días.” Amén.

3. Oración a la Santisima Trinidad.

“Al levantarme, te rindo gracias, oh Santísima Trinidad, por no haber desencadenado tu ira contra mí, pecador e indolente, en mérito de tu Bondad e infinita paciencia y por no dejar que perezca junto a mis iniquidades, sino que, usando de tu habitual misericordia, me hayas levantado de mi letargo para que pueda desde el alba glorificar tu grandeza.

Y ahora Señor, ilumina mi inteligencia, abre mis labios para instruirme con tus Palabras, comprender tus Mandamientos, y hacer tu Voluntad y alabarte confesándote en mi corazón y glorificar tu Santísimo Nombre. Padre, Hijo, y Espíritu Santo, ahora y siempre y en los siglos de los siglos. Amén”.

4. Dios todo poderoso.

Todo poderoso y santo padre, te ruego que mis requerimientos de paz, calma y tranquilidad lleguen a mí, especialmente en esta bella mañana y que por tu intercesión mi alma y tu grandísima voluntad se formen en una sola. Quiero que este día que empieza sea de provecho para mí y para los míos. Quiero, desde el fondo de mi corazón, realizar buenas acciones.

Deseo lograr todo lo que quiero para hoy y todos los días que me des de vida, Señor.
Ayúdame a ser positiva, paciente, comprensiva, dulce y prudente.
No permitas que vea, escuche, haga o diga calumnia, mentira o maldad alguna.
Retira de mi cabeza malos pensamientos pues solo han de perjudicarme en todo.
Ayúdame a que sólo los pensamientos caritativos y buenos permanezcan en mi espíritu.
Hazme sonreír durante todo el día sin importar cuantos problemas puedan esperarme.
Revísteme de ti, Señor, y que a lo largo de este día yo te irradie. Amén”.

5. Oraciones para un buen día.

Para protección durante el día. Perfectísimo señor, que creaste absolutamente todo, con tu realidad perfecta y a quien quiero y creo sobre todas las cosas y a quien defiendo permanentemente, me duele el corazón por haberte ofendido. Te doy gracias por haberme creado, redimido, bautizado, y conservado; y por todos los beneficios que me has hecho hasta ahora. Ofrezco hacia ti todo mi tiempo, mis pensamientos, sufrimientos, palabras y obras que realice durante este día para así lograr tus indulgencias para ofrecerlas a las pobres almas que desfallecen en el purgatorio. No permitas, Padre mío, que te ofenda. Líbrame de las tentaciones del demonio. Dame fuerza para huir de las ocasiones de pecar y vencer mis pasiones. Por favor señor, permite que cumpla con el fin que has destinado para mí en este mundo, haz que conozca la divina voluntad que tienes para este mundo y que me preocupe por la salvación de mi alma así como el bien del prójimo. Que viva el día de hoy como si fuera el último de mi vida. Para que merezca gozarte en el reino eterno de la gloria. Te lo pido por los méritos de mi Señor Jesucristo. Amén”.

“En este nuevo día te alabo y bendigo tu nombre, te doy gracias por mi bella familia y por el trabajo que puedo realizar todos los días.

Te imploro sabiduría para aprender a expresarme correctamente y para escuchar con atención.

Te pido que protejas a mi familia dentro y fuera de la casa. Cuídalos y líbralos del mal en todos los momentos de su día. Amén”.

6. Oraciones al padre.

“En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Al levantarnos acudimos a ti, oh Padre, y te entonamos, el himno angelical: Santo, Santo, Santo eres tú, oh Dios, por la Madre de Dios, ten piedad de nosotros.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Del lecho y del sueño me permitiste levantarme, Señor. Te pido que le des luz a mi espíritu y corazón, y que en mis labios pongas las más bellas alabanzas.

Oh Santa Trinidad, te canto: Santo, Santo, Santo eres tú, oh Dios por la intercesión de la Madre de Dios, ten piedad de nosotros.

Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Santo, Santo, Santo eres tú, oh Dios, por tu Santa Madre ten piedad de nosotros. Señor ten piedad (repetir 6 veces)”.

 

8. Por la protección de la familia.

(Se debe comenzar con el Credo)

Invoco tu poder infinito, Señor y Rey nuestro.

Pido la compasión del Corazón de Jesús, para que mi casa y mi familia estén protegidas, para que mis hijos y familiares todos, estén protegidos hoy como todos los días de sus vidas.

En la mañana que comienza, con el amor más puro en mi corazón pongo en mi boca esta oración en la que invoco tu misericordia y amor.

Prometo, por mi familia, que en este día y los que me resten de vida, honraré tu nombre y la Sangre de Cristo. Amén”.

 

9. Oracion al Ángel.

Ángel protector y guardián utiliza el poder que te ha otorgado nuestro omnipotente dios y cuida de mi alma corrupta para que sane. Apelad para que mi cuerpo corrupto sane y de mi alma desaparezca el dominio, te ruego humildemente que mi mano tenga fuerza para enfrentar estas adversidades.

No permitas que el demonio me posea, que domine mi mente o alma que haga que dañe mi cuerpo. Da fuerza a mi mano para que sea el arma de mi propia salvación. Oh ángel santo de dios, guardián de los profanos y protector de almas y cuerpos miserables.

Dispensa cualquier imprecación que haya hecho en mi vida y perdona los pecados que llegue a cometer durante esta noche.

Cuidadme durante el presente día, y evitadme de toda tentación del enemigo, para que no pueda desairar a Dios por ningún pecado. Rogad mi dios por mí, fortaleciéndome con el temor haciéndome ciervo de tu bondad. Amen.

10 Plegaria al señor:

Al Señor dirijo mi plegaria por este día que comienzo en la más completa paz, pues tú Padre, has purificado mi alma, me has dado el perdón por mis pecados de ayer, los cuales no repetiré porque te he prometido alejar de mi mente y cuerpo el mal del enemigo.

Ten presente mis palabras en este día, ten en tu corazón amor hacia este pecador humilde que consagra a ti toda su vida. Amén”.

11 Oración a los ángeles.

“Los ángeles son los guerreros fieles de dios, por lo que sólo saber de elos fomentan una alegría digna. Ustedes ángeles nobles, protectores y ayudantes de todas las causas y los seres que Dios creo, que con su poder se movilizan para llevar nuestras palabras al Señor.

Ustedes que nos escuchan día, tarde y noche, escúchenme en esta bella mañana pues quiero pedir su protección, suplico puedan mostrarme cómo ser valiente como ustedes, cómo ser fiel, cómo honrar al Padre, cómo agradecer debidamente por la vida que se me concedió.

Les suplico no permitan que la maldad del enemigo corrompa ninguno de mis pensamientos, libren a mi pobre alma de la vanidad, ira, venganza, envidia y pecados todos.

Confío en ustedes, pues en sus alas llevan la bondad y poder del Todopoderoso. En el nombre de Jesús, les doy gracias por su infinita protección. Amén”.

12 Oración por el amor del Señor.

“Exclamo y bendigo tu nombre gran señor, pues tus acciones maravillosas siempre van dirigidas a nuestro bien y el del mundo que nos rodea.

Bendigo, Señor, tu misericordia, porque nos permites vivir todo un día, llegar a la noche y despertar cubiertos de tu benevolencia.

Porque por tu amor, Señor, yo me ofrezco siempre ante tus plantas para que mis debilidades y agobios de mi carne sean curados.

Rey Inmortal, Rey Alabado, Rey Excelso, Dueño de mi vida, te dedico mi oración para agradecer tu amor. Te doy gracias por perdonar mis faltas y por librarme de la desesperación y el dolor.

Tú eres el Dios glorificado, Padre Eterno.

Por tu amor yo vivo, por tu amor me esfuerzo, por tu amor me entrego a la más pura bondad, y te lo demuestro en mis acciones que realizo en tu nombre, para ser digno de tu misericordia. Amén”.

13 Oración a la Virgen.

“María gran madre de Dios, suplico tu imperiosa bondad para que me libres de falsos pensamientos, evita en mi mente el egoísmo y mala voluntad. Ayúdame a que este día que inicia sea de infinita bondad para mí y toda mi familia.

Quién mejor que tú para permitirme aprender del amor sagrado de Dios.

Quién mejor que tú para acompañarme y sentirme amada.

Bendita eres entre todas, Madre Santísima. Amén”.

14 Oraciones al despertar.

Al despertar de mi sueño me pongo ante ti, a tus pies, oh Soberano, Padre de la humanidad, y por tu bondad me esfuerzo por cumplir tu obra. Hoy suplico tu ayuda para que todo lo que yo deba realizar en este día lo haga con amor y respeto a tu Nombre Sagrado. 

Líbrame de todo lo malo del mundo, del demonio, que me apura, sálvame y llévame a Tu Reino eterno. Porque tú eres mi Creador, el Donador y Proveedor de todo lo bueno; por ello toda mi esperanza la deposito en ti. Te alabo ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

15 Oración a Jesús.

“Señor mío, Amado Jesús, alabo tu corazón piadoso, y te pido, Salvador nuestro, que me concedas la templanza necesaria para soportar mis errores y los de los demás en este día.

Ayúdame en mi trabajo; que mis actividades sean suficientes y bien pensadas para conseguir que mi esfuerzo sea reconocido.

Ayúdame en la convivencia con mis amigos y colegas de trabajo; permíteme que pueda conducirme bien para ayudarles si así lo necesitan, permíteme ser un buen amigo en este día como en los que vendrán.

Te pido que me alejes de cualquier persona malvada, y que el día de hoy sea maravilloso como todos los que nos das pues estás en todos lados, estás en mi corazón. Amén”.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Morris

Búsqueda:

Deja un comentario

Tweet