Inicio » Historia » Características del barroco

Ejemplos de Características del barroco

El periodo Barroco surge en Europa, principalmente Italia y España en el siglo XVII, y desaparece a mediados del XVIII, abarcando la literatura, escultura, arquitectura, pintura, el teatro e incluso la música. El estilo Barroco en todas las expresiones suele apreciarse y distinguirse por manejar una espiritualidad muy marcada; todo su arte refleja drama, martirio y castigo, inculcando lo que se conoce como el “Temor a Dios”, de la misma manera, el Barroco, tiene como objetivo principal inculcar la religión Católica, por lo que da muestras de milagros mediante sus pinturas y esculturas. La mayoría de las Iglesias que vemos hoy en día, fueron construidas en esta época, esa es la razón de por qué son tan similares.

Principales características del Barroco:

Las características del barroco como arte mural son muy explícitas y muy obvias, lo podemos identificar porque es el tipo de pinturas que se usan en las Iglesias. En éste estilo se utilizan sombras y luces de manera que se obtenga un efecto de relieve.

El Barroco busca tanto en sus esculturas como en sus murales y pinturas, darle personalidad propia a todos los personajes que aparecen en éstas, cada uno muestra una expresión o sentimiento distintos en su rostro y postura, basado en una idea de individualismo.

Como forma de vida, el barroco implicaba mantener las ideas de la monarquía absoluta, rendía homenaje a la burguesía y buscaba reprimir las ideas de liberación, Este movimiento se extendió no solo por gran parte de Europa, sino también por sus colonias, tal fue el caso de la mayoría de Latinoamérica.

La arquitectura barroca tenía como distintivo edificios no muy altos, pero que tenían un gran perímetro superficial. Estas construcciones contaban con grandes pilares, techos y muros llenos de relieves. Tanto las puertas como las ventanas y las mismas paredes carecían de líneas rectas. La construcción de edificios y la escultura se fusionaban, de manera que era muy extraño encontrar un edificio que no contuviera una figura en su estructura.

Por su parte, la literatura y el teatro se unieron en contra de las nuevas reformas e ideas que se anteponían al absolutismo, creando dos géneros: el primero se veía pesimista ante un mundo que buscaba revolucionarse, mientras que el segundo, se encargaba de admirar la creación y a sus gobernantes.

Después de la Época Barroca, surge el periodo del Romanticismo, que se torna mucho más positivo y menos pensante; en la actualidad podemos seguir admirando construcciones de ésta época, mismas que se mantuvieron en especial en países como España, México y Argentina, por mencionar algunos.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por : Morris

Búsqueda:

Deja un comentario

Tweet