Inicio » Psicología » Autoestima

Ejemplos de Autoestima

La autoestima es la confianza en nuestra capacidad de pensar, de tomar decisiones y de actuar en la vida, lo cual involucra la valoración y la opinión positiva que tenemos de nosotros mismos, así como también el reconocimiento de lo que somos, de lo que sabemos y de lo podemos lograr. La autoestima se construye desde el nacimiento de cada individuo y se va desarrollando a lo largo de toda su vida. Durante este desarrollo la autoestima puede crecer o deteriorarse. Todo lo anterior en función de nuestras percepciones, sentimientos, experiencias, madurez y carácter.

La palabra autoestima se forma por el prefijo auto-, del griego autos que significa “por sí mismo”, y estima, del latín aestimare que quiere decir “valorar o evaluar”. La autoestima es el medio que nos permite resolver problemas, enfrentarnos a situaciones diversas y salir adelante derribando obstáculos porque es una herramienta significativa para la vida en equilibrio y bienestar.

La autoestima positiva se consigue al lograr la fusión coherente de cuatro componentes o necesidades del ser humano: psicológicos, físicos, sociales y culturales. Es decir, a través de la reunión de estos cuatro componentes básicos va desarrollándose la satisfacción, seguridad y opinión positiva de uno mismo. Asimismo, la autoestima siempre dependerá del entorno en el que se desarrolle el individuo.

Características y factores de la autoestima

1. Se forja desde los primeros años de la niñez. Son los padres y demás familiares o personas alrededor de los niños quienes ayudan a que el pequeño vaya formándose una idea o concepción de sí mismo y vaya aprendiendo cómo es. La autoestima que se forja en esos primeros años es muy importante pues resulta casi imposible de modificar después.

2. El trato o relación que logramos establecer con los demás depende de nuestra autoestima. En la manera en que nos comportamos, en nuestros hábitos, actitudes y pensamientos se refleja si nuestra autoestima es positiva o negativa, lo cual conlleva al establecimiento de buenas o malas relaciones, sean éstas de pareja, amistad o laborales.

3. La soledad es necesaria y positiva. Entender que la soledad permite la conexión interior, la estabilidad emocional y mental así como también el autoconocimiento es básico para mejorar nuestra autoestima.

4. La autoestima se sostiene de un conjunto de factores, entre los cuales están los siguientes:

a) La autovaloración. Se refiere a la capacidad desarrollada para aprender a respetarnos. La valoración que hacemos de nosotros mismos implica el respeto a nuestro cuerpo, nuestra manera de pensar, nuestra vida; son cuestiones que demuestran el amor propio y el entendimiento de que se es un ser humano y valemos todos por igual.

b) La autocrítica. Es el proceso que involucra el reconocimiento, la aceptación y la superación de los errores propios; asimismo, de los aciertos y buenos actos que realizamos. Todo esto para lograr sentirnos satisfechos con nosotros mismos.

c) La responsabilidad. Es necesario comprender que las situaciones positivas o negativas que se viven en el presente son consecuencias de las decisiones propias tomadas en el pasado o en el presente. Hacerse responsable implica ser más objetivo para lograr cambiar lo que afecta nuestra vida.

d) La madurez. Este factor es primordial porque implica deshacerse de todo lo negativo aprendido desde la infancia para dar paso hacia el establecimiento de la identidad propia con base en cuestiones positivas que nos conduzcan al camino deseado, que es la autoestima positiva.

Autoestima alta o positiva

La autoestima alta es la necesaria e ideal pues es la que motiva la búsqueda de sentido de todas nuestras acciones y de nuestra persona. Si se tiene una alta autoestima significa que somos personas que sabemos lo que queremos, sentimos, pensamos y buscamos siempre lograr la felicidad. De igual manera, la autoestima positiva nos permite enfocarnos para conseguir realidades y no vivir solo de ilusiones.

Ésta se consigue, primero, gracias al apoyo de los padres desde los primeros años de vida de los niños, pues todas las palabras que los padres usen para hablarles a sus hijos se quedarán en la mente de éstos y difícilmente se podrán modificar cuando el niño haya crecido. Posteriormente, durante el crecimiento el individuo seguirá desarrollando su autoestima positiva en conjunto con todo lo que implica el entorno social y cultural.

Autoestima baja o negativa

Autoestima, reflejo de uno mismo.

La baja autoestima, ya que entraña solo cuestiones negativas, es la que provoca los comportamientos, actitudes y pensamientos perjudiciales para nosotros mismos, pues no permite sentir las ganas de alcanzar el bienestar ni el desarrollo personal. Si se tiene una baja autoestima no existe interés por salir adelante o disfrutar los buenos momentos.

Las personas con baja autoestima no son capaces de saber sobrellevar las situaciones difíciles y no se interesan por el aprendizaje de la vida misma. La autoestima negativa genera la sensación de no ser merecedor de lo bueno que nos pasa, de no estar satisfecho y de no ser aptos para enfrentar la vida; por ello casi siempre las personas con baja autoestima necesitarán el apoyo de los demás para mejorar momentáneamente su autoestima. Un individuo que tiene autoestima baja es propenso a caer en depresión, además de causar múltiples daños tanto a él mismo como a los que le rodean.

80 ejemplos de autoestima:

40 ejemplos de autoestima alta:

1. Lograr sobreponerse después de vivir situaciones tristes o difíciles.

2. Ser entusiasta en las actividades, metas y proyectos personales.

3. Preocuparnos por nuestro aseo físico y nuestra salud.

4. Creer en nuestras capacidades profesionales e intelectuales.

5. Tener proyectos para el futuro.

6. Mostrar entusiasmo por estar vivo.

7. Sentir interés por las demás personas.

8. Estar abierto a oportunidades en todos los ámbitos

9. No culpar a los demás de nuestros fallos.

10. Aceptar todo lo que nos hace ser quienes somos.

11. Ser positivo en todos los aspectos de la vida.

12. Respetar la vida de los demás.

13. Sentirnos satisfechos con nuestra apariencia física.

14. Aceptar virtudes y defectos de forma honesta.

15. Enfrentar los problemas con madurez.

16. Hablar bien de nosotros mismos y de los otros.

17. Entender que todo simboliza una enseñanza.

18. Preferir la alegría pero saber aceptar y aprender de la tristeza.

19. Evitar el miedo a estar solos porque la soledad es parte de la vida.

20. No sentir envidia por logros ajenos.

21. Aprender de las buenas o malas acciones del pasado de manera que nos sirvan para el presente y futuro.

22. Reconocer nuestras habilidades y capacidades.

23. Reconocer nuestras debilidades y querer trabajar en ellas para mejorar.

24. Ponerse metas y hacer todo para cumplirlas.

25. Sentir la inquietud por seguir aprendiendo de la vida para crecer como personas.

26. Tener confianza en nosotros mismos para poder expresar ideas, opiniones y sentimientos.

27. Sentirse seguro al hablar o relacionarse con los demás.

28. Ser independiente y autosuficiente.

29. No sentir la necesidad de agradar o satisfacer a los demás.

30. Poner un alto al abuso o maltrato psicológico o físico porque sabemos que no es correcto.

31. Aceptar separaciones o despedidas.

32. Hacer todo lo posible por conseguir la libertad y la plenitud.

33. Esforzarse por cambiar cualquier cosa negativa de su persona o de su entorno.

34. No temer a los cambios sin importar lo complicados que puedan resultar.

35. Enfocarse en los acontecimientos positivos evitando prestarle atención a los negativos.

36. Disfrutar del trabajo que se realiza porque sabemos que lo hacemos por vocación.

37. Basar las metas en la perseverancia.

38. No dar demasiada importancia a lo que opinen los demás acerca de nuestras decisiones, gustos, ideas, etc.

39. Querer entregar lo mejor de nosotros mismos siempre.

40. No tener miedo a equivocarnos, sino que podamos aprovechar siempre los errores para crecer como personas.

40 ejemplos de autoestima baja:

1. Sentir que valemos menos que las demás personas.

2. Anteponer la opinión de los demás a nuestros sueños o metas.

3. Sentirnos menos inteligentes que otros.

4. Siempre vernos mal ante el espejo.

5. Pensar que no tenemos las mismas capacidades que los demás seres humanos.

6. Aferrarse a una persona negativa o mala a pesar de saber que el daño que nos causa es muy grave.

7. Dejar que los demás decidan por nosotros.

8. Pensar que no merecemos tener pareja.

9. Seguir soportando malos tratos de las demás personas sin poner jamás un alto porque pensamos que lo merecemos.

10. Insultarse de manera constante.

11. Permitir que otros nos culpen por sus propios actos equivocados.

12. No saber enfrentar problemas o situaciones dolorosas.

13. Crear hábitos que sabemos que pueden dañar nuestra salud y aun así no eliminarlos.

14. Sentir miedo de no tener pareja.

15. Repetirse todos los días que no podemos lograr lo que queremos.

16. No querer luchar por nuestros ideales.

17. Experimentar constantemente sensación de vacío.

18. No sentirse feliz con nada.

19. Crear dependencia hacia otras personas, sean parejas, amigos, etc.

20. Creer que todo lo que hacemos está mal.

21. Si logramos cumplir una meta u objetivo nos sentimos mal y pensamos que no es real o que nosotros no lo merecíamos.

22. Preferir preocuparse siempre por las demás personas y jamás por nosotros mismos.

23. Permitir que los demás nos insulten o nos perjudiquen.

24. Sentirse inseguro siempre, ya sea al hablar, caminar o verse al espejo.

25. Necesitar que los demás siempre den su aprobación a todo lo que hacemos.

26. Confiar más en otros que en nosotros mismos porque pensamos que ellos saben más cómo somos.

27. Mantenerse en un mismo empleo porque pensamos que no hay más para nosotros.

28. No tener proyectos a futuro.

29. Creer y aceptar todo lo que los demás nos dicen de nosotros mismos.

30. Evitar dar nuestras opiniones porque creemos que no valen la pena.

31. Sentir tristeza, nostalgia o miedo constantemente.

32. No hacer algo para cambiar cosas que estén mal en nuestra vida porque creemos que de todas maneras merecemos eso.

33. Querer satisfacer a los demás siempre.

34. Pretender ser otra persona y vivir otra vida que jamás viviremos solo para engañar a otros.

35. Actuar a la defensiva con las personas que sí se preocupan por nosotros pero aceptar todo lo que nos dicen las personas malas o destructivas.

36. Sentir coraje, asco, desprecio por nosotros mismos.

37. Culparse siempre por todo lo que sucede o lo que otras personas hacen.

38. Creer que las demás personas buscan dañarnos.

39. Hacer siempre conclusiones negativas de todo.

40. Dejar en manos de otras personas nuestra propia vida porque pensamos que le pertenecemos a los otros.

¡Ayúdanos a ayudarte! Por favor comparte este artículo.

  
Por: Morris

Búsqueda:

Deja un comentario

Tweet