Ejemplos de Conductividad eléctrica

Inicio » F√≠sica » Conductividad el√©ctrica
Autor: Redacci√≥n ejemplosde.com, a√Īo 2020

La conductividad eléctrica es la propiedad física por la que un material es capaz de transportar una corriente eléctrica a través de él. Se presenta en mayor medida en los metales de transición y en las soluciones acuosas de sustancias iónicas, debido a que en ellos hay electrones disponibles que pueden ayudar al movimiento de las cargas.

Unidades de la conductividad

La conductividad eléctrica se representa con la letra griega sigma σ, y es única para cada sustancia según su constitución química. Las unidades que se manejan son los Siemens cada metro (S/m). A veces los valores medidos en la realidad son generalmente muy pequeños, por lo que se utilizan sus submúltiplos, como:

  • MicroSiemens/centímetro (mS/cm), que equivale a 1*10-6 Siemens cada centímetro.
  • MiliSiemens/centímetro (ms/cm), que equivale a 1*10-3 Siemens cada centímetro.

Conductividad eléctrica en las sustancias

A toda la materia que tiene conductividad eléctrica se le llama conductor eléctrico. El flujo de energía eléctrica a través de un conductor se debe a que hay un transporte de electrones. Según cómo se lleve a cabo este transporte, este material puede ser de dos tipos:

  • Conductor metálico o electrónico
  • Conductor iónico o electrolítico

Un conductor metálico o electrónico es un metal cuya estructura interna cuenta con electrones dispuestos para el transporte de una carga. Los metales de transición cumplen con esta característica, por lo que son adecuados: los mejores conductores son el oro, la plata y el cobre. El cobre es por su economía el más utilizado para instalaciones eléctricas; se le transforma en alambres delgados y se recubre con un aislante para poner la electricidad a disposición de la humanidad.

Para saber más sobre los conductores, visita: Ejemplos de conductores eléctricos.

El cobre es el conductor eléctrico por excelencia.

Los conductores iónicos o electrolíticos son mezclas de agua con un compuesto iónico, es decir, soluciones acuosas como por ejemplo el agua con sal de mesa. En ellas, la conductividad depende directamente de la concentración de sólidos disueltos, por tanto, mientras mayor sea la concentración, mayor será la conductividad. Si en aquel caso se agrega más sal al agua, la conductividad de la mezcla será más elevada.

La conductividad en las soluciones también se ve afectada por la temperatura. Cuando la mezcla está fría, debajo de la temperatura ambiente (20°C a 25°C), las partículas están más ordenadas y los iones estarán accesibles para que la corriente eléctrica viaje gracias a ellos. Por otro lado, si la solución está caliente, sus partículas se encontrarán agitadas y entorpecerán el paso de la corriente. No sólo se trata de conectarle una fuente como una batería, sino de regular la temperatura.

Para saber más sobre soluciones, visita: Ejemplos de soluciones.

¿Cómo se mide la conductividad eléctrica?

Existen dispositivos especializados para medir la conductividad eléctrica llamados conductímetros. Los conductímetros cuentan con un sensor, un tablero y una pantalla digital que mostrará el valor de la conductividad en una sustancia, sobre todo de soluciones acuosas.

  • El sensor tiene forma tubular y lleva en su punta una membrana. Esta última va a tener contacto con la solución acuosa y detectará la concentración para relacionarla con un valor de conductividad. Si se hacen varias mediciones, siempre es indispensable lavar el cuerpo del sensor con agua destilada, para que cada vez se parta desde un “blanco” y la medición sea auténtica.
  • El tablero ofrece teclas para encendido, opciones de calibración, cambio de unidades (μS/cm a mS/cm), entre otros comandos más específicos como trasladar datos a una memoria USB.
  • La pantalla digital va a mostrar la lectura de la conductividad en las unidades que se establezcan antes de comenzar. Dado que se tarda en estabilizarse la medición, habrá que esperar unos segundos y agitar un poco la solución para que la membrana asimile la concentración que hay. El valor en la lectura va a fluctuar hasta mantenerse en uno fijo.

Conductímetro

Ejemplos de conductividad eléctrica

  1. Agua destilada: 0.5 μS/cm
  2. Agua de uso doméstico: entre 500 y 800 μS/cm
  3. Agua de mar: 56 mS/cm ó 56,000 μS/cm
  4. Agua desionizada: 5.5*10-6 S/m
  5. Valor máximo para un agua potable: 1,055 mS/cm ó 1,055,000 μS/cm.
  6. Cobre: 59.6*106 S/m
  7. Grafeno: 98.7*106 S/m
  8. Plata: 63*106 S/m
  9. Oro: 45.5*106 S/m
  10. Hierro: 15.6*106 S/m
  11. Níquel: 14.3*106 S/m
  12. Aluminio: 37.8*106 S/m
  13. Tungsteno: 18.2*106 S/m
  14. Paladio: 9.5*106 S/m
  15. Zirconio: 2.36*106 S/m
  16. Carbono: 2.80*104 S/m
  17. Silicio: 1.60*10-5 S/m
  18. Germanio: 0.0220 S/m
  19. Cuarzo: 1.33*10-18 S/m
  20. Parafina: 3.37*10-17 S/m

Sigue leyendo con:

Citado APA: (A. 2020,06. Ejemplos de Conductividad eléctrica. Revista ejemplosde.com. Obtenido 06, 2020, de https://www.ejemplosde.com/37-fisica/2340-ejemplos_de_conductividad_electrica.html)

Autor: Redacci√≥n ejemplosde.com, a√Īo 2020

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.