Ejemplos de Soluto

Inicio » Qu√≠mica » Soluto
Autor: Redacci√≥n ejemplosde.com, a√Īo 2020

El soluto es uno de los componentes de una solución: soluto y disolvente. Es el que se agrega en menor cantidad y se dispersa entre las partículas del disolvente, para formar una mezcla homogénea. Puede estar en cualquier estado de agregación, y según sus propiedades físicas y químicas va a afectar al disolvente.

Características de un soluto

Para que una sustancia sea considerada como un soluto, deberá cumplir con las siguientes características:

  1. Puede estar en cualquier estado físico: sólido, líquido o gas.
  2. Participará en la solución en menor cantidad que el disolvente.
  3. Tendrá una determinada solubilidad, es decir, una cierta cantidad que podrá disolverse.
  4. Deberá ser miscible con el disolvente. Si son miscibles, es lo mismo que “pueden mezclarse”.
  5. Pueden ser uno o más solutos en el disolvente, mientras se conserve la homogeneidad de la solución.

Solutos sólidos

Cuando el soluto es sólido, podrán formarse tres tipos de soluciones, según el disolvente en el que esté inmerso:

  • Solución sólido-sólido: tiene disolvente sólido. Generalmente, los componentes suelen ser líquidos previamente, como en el concreto y las aleaciones. Las mezclas se solidifican ya sea con tiempo o enfriamiento, y quedará un sólido homogéneo, como las paredes de los edificios o los artículos de bronce, por ejemplo.
  • Solución líquido-sólido: es una de las más comunes y útiles, con disolvente líquido. La solubilidad del soluto en el disolvente depende de la temperatura y la presión a la que se encuentre la mezcla. Suele suceder que, mientras más caliente esté la mezcla, más se van a incorporar los componentes. Igual pasa con la presión, porque sus partículas se juntan más, sometidas a mayor presión.
  • Solución gas-sólido: con disolvente gaseoso, está presente en el aire atmosférico, por ejemplo, pues lleva consigo una carga de partículas suspendidas. También los recipientes presurizados de pintura en polvo la contienen.

Solutos líquidos

Cuando el soluto es líquido, podrán formarse otros tres tipos de soluciones, según el disolvente con el que se combine:

  • Solución sólido-líquido: tiene disolvente sólido. En este caso, puede tratarse de una roca húmeda, en la que las moléculas de agua se han intercalado con su estructura física. Generalmente se conserva la rigidez del disolvente.
  • Solución líquido-líquido: tiene disolvente líquido. Es de las más comunes, dado que el agua, por ejemplo, es capaz de mezclarse con gran cantidad de líquidos orgánicos en diversas proporciones. El caso más común es la solución agua-etanol, en la cual ambos líquidos se pueden mezclar en casi todas las proporciones.
  • Solución gas-líquido: tiene disolvente gaseoso. Se trata de moléculas de líquido dispersas entre las de un gas. Un caso común es el aire húmedo, que lleva partículas de agua flotando en su composición.

Soluto líquido

Soluto gaseoso

Cuando el soluto es un gas, podrán formarse otros tres tipos de soluciones, según el disolvente con el que se combine:

  • Solución sólido-gas: tiene disolvente sólido. Hay un gas cuyas partículas están mezcladas con las del sólido. Puede tratarse, por ejemplo, de una piedra porosa, que lleva aire en cada uno de sus agujeros.
  • Solución líquido-gas: tiene disolvente líquido. Las moléculas de un gas están inmersas en el líquido, como por ejemplo en el agua carbonatada, que lleva las burbujas de dióxido de carbono revoloteando dentro.
  • Solución gas-gas: tiene disolvente gaseoso. Las moléculas de un gas, que actúa como soluto, se mezclan con las de otro, creando una mezcla homogénea. Los gases se pueden mezclar entre sí en infinidad de proporciones.

Solutos iónicos

Las sustancias iónicas son aquellas cuya molécula se puede disociar en dos iones, que son partículas que llevan carga eléctrica, una positiva y una negativa. Esta separación ocurre en las soluciones acuosas, que son las mezclas de agua con un soluto iónico sólido. Cuando un soluto es un compuesto iónico, sus moléculas van a quedar dispersas en el agua, y separadas por cargas según la siguiente ecuación:

AB --> A+ + B-

Algunos ejemplos de solutos iónicos son:

  1. Ácido sulfúrico (H2SO4)
  2. Ácido clorhídrico (HCl)
  3. Hidróxido de sodio (NaOH)
  4. Cloruro de sodio (NaCl)
  5. Bromuro de sodio (NaBr)
  6. Cloruro de potasio (KCl)
  7. Bromuro de potasio (KBr)
  8. Ioduro de sodio (NaI)
  9. Ioduro de potasio (NaK)
  10. Cloruro de amonio (NH4Cl)

Ejemplos de soluto

  1. Cloruro de sodio (NaCl) o sal de mesa
  2. Gas helio (He)
  3. Gas neón (Ne)
  4. Gas argón (Ar)
  5. Gas xenón (Xe)
  6. Gas kriptón (Kr)
  7. El cobre (Cu)
  8. El mercurio (Hg)
  9. El estaño (Sn)
  10. El hierro (Fe)
  11. El carbono (C)
  12. El sulfato de calcio (CaSO4)
  13. El sulfato de sodio (Na2SO4)
  14. El nitrato de potasio (KNO3)
  15. El nitrato de sodio (NaNO3)
  16. La arena en el agua de mar
  17. El smog en el aire
  18. El humo de cigarro en el aire
  19. El agua en una esponja húmeda
  20. Una fragancia en el aire

Sigue con:

Citado APA: (A. 2020,04. Ejemplos de Soluto. Revista ejemplosde.com. Obtenido 04, 2020, de https://www.ejemplosde.com/38-quimica/2292-ejemplos_de_soluto.html)

Autor: Redacci√≥n ejemplosde.com, a√Īo 2020

Deja un comentario


Acepto la política de privacidad.